Disposición de los Acontecimientos en la Narración

La disposición del relato obedece a la forma – que tiene el narrador – de ordenar los acontecimientos dentro de la historia y esto dependerá de si el relato está relacionado con el tiempo histórico o si está dispuesto según el discurso de la narración, es decir, el tiempo del relato mismo, que implica lo que sucede dentro de la obra en sí.


De la misma forma, se habla de anacronía cuando existe una ruptura o un corte abrupto del tiempo al interior de la historia y este corte interrumpe inmediatamente el desarrollo de la narración, ocasionando que comience un nuevo episodio de acción, con un tiempo cronológico distinto al anterior.

Se hallan dos manifestaciones de anacronía:

La analepsis

Es un proceso de revisión interna, de retrospección. Es cuando se vuelve el tiempo atrás para recordar algún hecho o suceso pasado y se puede dar de dos maneras:

  • Racconto: es cuando existe un regreso o retroceso largo o muy extenso y luego se vuelve al tiempo presente.
  • Flashbac: también implica u retroceso en el tiempo de narración de la historia, pero a diferencia del anterior éste es por un lapso breve, donde se va al pasado y retorna al presente de modo raudo; asociado a un destello visual, como cerrar y abrir los ojos.

La prolepsis

Es cuando el narrador se anticipa a los hechos futuros y relata un acontecimiento que ha de venir después del tiempo del relato.

Para ordenar la historia existen tres disposiciones fundamentales en la narración:

Narración “Ab – ovo”

Es cuando el relato sigue un desarrollo cronológico lineal y se centra en el desenlace. La palabra “Ab-ovo” significa “desde el huevo” y esto quiere decir que se narran los acontecimientos desde su génesis, desde que se gestaron los hechos y culmina con el fin de la trama.

Narración “In media res”

Centra su atención en un acontecimiento en específico y, así, la obra comienza partiendo desde este hecho hasta llegar al desenlace y se relaciona directamente con el significado de “in media res”, que quiere decir “en medio de la cosa” y que implica que la narración tiene lugar desde un punto ya avanzado de la misma, pudiendo el narrador retroceder o avanzar en ella. Este tipo de narraciones no siguen un orden lógico en el tiempo de la acción.

Narración “In extrema res”

Son los relatos que tienen al desenlace como centro de la historia y por esa razón se comienza desde él. Al iniciarse la narración desde la finalización misma, es necesario volver al pasado para seguir los hechos de modo cronológico y entender el porqué se dio el desenlace de la forma en que se llevó a cabo.