El relato utópico

A continuación podrás comprender qué es un relato utópico, sus características y cómo construir en tan sólo 3 pasos tu propio relato utópico.


¿Qué es un relato utópico?

En primer lugar, para que puedas comprender qué es un relato utópico tienes que tener muy claro dos conceptos. El primero es el concepto de relato y el segundo el de mundo literario.

Desde la perspectiva de Bremond (1970), en sus estudios de narratología, un “relato es un discurso que integra una sucesión de acontecimientos de interés humano en la unidad de una misma acción”, o en otras palabras, una historia donde un objeto y/o sujeto (no necesariamente humano) sufre modificaciones sucesivas. Por otra parte, un mundo literario son las leyes que rigen el tiempo y el espacio donde transcurre la acción del relato. Ahora bien, un solo relato puede presentar rasgos correspondientes a distintos tipos de mundos, sin embargo siempre hay uno que predomina.

Un relato utópico es, por lo tanto, un relato ficticio en el que predomina un mundo utópico, es decir, donde las leyes que rigen el tiempo y el espacio responden a un tipo ideal de sociedad. La utopía es además un proyecto irrealizable para su tiempo, pero al cual se aspira profusamente. El término fue utilizado por primera vez por el autor inglés Tomás Moro en su libro Utopía, el cual escribió en 1516 un proyecto ideal de sociedad futura.

La utopía va en oposición a la distopía, concepto acuñado posteriormente que representa un tipo de mundo indeseable, consecuencia de las prácticas de la sociedad actual.

Características del relato utópico

A continuación encontrarás una enumeración descriptiva  que contiene los elementos característicos del relato utópico.

1) El relato utópico es siempre un texto de tipo literario, pues está más comprometido con la ficción que con la realidad.

2) El escenario que se presenta en el relato utópico sucede en un mundo sin tiempo y en un lugar físico no determinado. Es decir, no hay manera de determinar donde sucede el relato ni existe la claridad de un tiempo cronológico.

3) El relato utópico pone de manifiesto la necesidad humana de un mundo mejor a aquel en el cual se desenvuelve.

4) La descripción de mundo utópicos están presentes en libros como Utopía (1516) de Tomás Moro y anteriormente, en la República de Platón.

¿Cómo hacer un relato utópico en 3 pasos?

A continuación encontrarás un camino posible para la construcción de tu propio relato utópico en 3 pasos, te será útil a la hora de escribir algún relato de éste tipo en tu escuela o bien, para reflexionar críticamente sobre tu propio entorno, ciudad o espacio en el que te desenvuelves.

1) En primer lugar, para construir un relato utópico es necesario que hagas un ejercicio de abstracción en el que puedas comprender cuáles son las cosas que no te parecen del mundo y la sociedad en la que te desenvuelves diariamente. El relato utópico es un tipo de texto que presenta un mundo ideal, por lo que implica una visión bastante optimista por parte del escritor ¿qué cosas que te rodean no son de tu agrado o te gustaría cambiar de la sociedad en la que vives? Considera el trato entre las personas, aquellas cosas que no te agradan de tu ciudad o quizás, las horas que las personas destinan a sus trabajos, todo es rebatible y sirve para tú reflexión.

2) A continuación, intenta imaginar cómo sería el mundo si estos problemas no existieran. No consideres necesariamente hallar una situación, sino tan solo intenta imaginar el tipo de sociedad ideal en el que estos elementos que detectaste anteriormente no existan o funcionen de otra manera ¿cómo sería el mundo si estos elementos no existieran o funcionaran de mejor manera?

3) Haz una descripción topográfica del mundo que estás imaginando, es decir, anda relatando en tu texto el recorrido que vas haciendo por esa ciudad o espacio ideal. No es necesario que te preocupes del lugar geográfico en el que se encuentra este mundo ideal ni la fecha en el que se suscitan estos eventos, pero sí es importante que respetes ciertas leyes físicas presentes en el mundo real para que este mundo ideal conserve cierta verosimilitud para los lectores. En otras palabras, debes intentar que este mundo “sea creíble”. Si éste mundo utópico representa un lugar ideal para otros, entonces haz construido un muy buen relato utópico.