El texto argumentativo

La argumentación, sus características y cómo hacer un texto argumentativo en tan sólo 5 pasos.


¿Qué es un texto argumentativo?

Para que puedas comprender qué es un texto argumentativo lo primero que debes hacer es reconocer su función principal: convencer. Para que el emisor pueda convencer al receptor puede apelar al intelecto (lógico racional) o a las emociones (retórico afectivo). Podríamos decir por lo tanto que el texto argumentativo siempre supone una situación comunicativa donde existe un conflicto de intereses, el emisor quiere convencer al receptor de algo pues éste busca que se movilice o se adhiera a su manera de percibir el mundo. En otras palabras, el texto argumentativo conlleva una afirmación que posee un carácter polémico, pues no todos pueden o deben estar de acuerdo conmigo. El nombre que recibe una afirmación dentro del texto argumentativo es tesis. Por supuesto, el hecho de estar enfrentado a una situación de diálogo, ya sea con una multitud o una sola persona, implica que ésta también pueda estar en contra de mi afirmación, es decir que me responda con un contra-argumento.

Hay cientas de situaciones comunicativas en las que el texto argumentativo se hace presente, sin embargo de manera tradicional podemos hallarlo en publicidad, la propaganda y en el género ensayístico.

¿Cómo es un texto argumentativo?

En relación a cómo es un texto argumentativo podríamos remitirnos a sus aspectos formales. Al igual que en muchos otros textos, el texto argumentativo posee una estructura externa y una estructura interna.

a) Su estructura externa está formada primordialmente tres partes: la introducción, el desarrollo y la conclusión. En la introducción se presenta la tesis o afirmación, mientras que el desarrollo vendría a representar el debate o el enfrentamiento argumentativo entre dos o más sujetos, finalmente la conclusión representa el resultado de la argumentación, es decir si el emisor logró o no convencer al receptor acerca de algo.

b) La estructura interna está formada por cuatro elementos: La tesis, la base, la garantía y el respaldo. Una buena argumentación debería implicar siempre la presencia de estos cuatro elementos, ya sea de forma explícita o velada.

La tesis es la afirmación, la cual debe ser defendida por el emisor a través de argumentos. Por ejemplo: “ese equipo ganará el campeonato”

La base representa el primer argumento y responde a la pregunta ¿por qué? Por ejemplo: “porque el equipo hasta ahora va invicto en todo el campeonato”

La Garantía justifica la relación entre la afirmación y la base. Puede estar sustentada por una generalización, pero que no sea controversial. “Toda la gente sabe que si un equipo va invicto tiene muchas posibilidades de ganar”

El Respaldo es un dato comprobable que permite darle un sustento firme a la afirmación, con un buen respaldo un argumento es difícilmente rebatible. Por ejemplo “los datos de la revista deportiva indican que éste equipo es el que más campeonatos ha ganado a lo largo de la historia”

¿Cómo hacer un texto argumentativo en 5 pasos?

A continuación aprenderás a hacer un texto argumentativo, considerando aspectos tanto de la estructura externa como interna, en tan solo cinco pasos.

1. Lo primero que debes pensar, antes de comenzar tu texto argumentativo, es preguntarte acerca de qué quieres convencer al lector a través de tu texto ¿acerca de qué quiero convencer al lector a través de mi texto? Todas las afirmaciones son válidas en la medida en que estén bien justificadas.

2. Lo segundo será escoger qué modo de razonamiento utilizarás para defender tu afirmación. ¿Para convencer apelaré a la emocionalidad o al intelecto? Apelar a la emocionalidad es una forma muy utilizada en la publicidad para convencer a los potenciales consumidores.

3. En tercer lugar, tendrás que construir una buena argumentación para justificar el componente que hayas escogido (lógico racional o retórico afectivo) Por lo tanto tendrás que pensar en una base ¿por qué afirmo lo que afirmo?, una garantía ¿cómo relaciono mi afirmación con mi base? y un respaldo para tu afirmación o tesis ¿qué personaje importante o entidad aprueba mi perspectiva?

4. Es importantísimo que todo el proceso argumentativo de tu texto esté ordenado según la estructura tradicional del texto argumentativo. Una introducción, donde irá tu afirmación tesis; un desarrollo, donde irá la base, la garantía y el respaldo; y finalmente una conclusión, donde confirmas tu tesis o la desarmas.

5. No olvides citar. Las citas son fundamentales para darle un peso a tus argumentos. Además, pon a prueba tu texto, deja que otros lo lean y te den su parecer. Pregúntales si consideras que tienes buenos argumentos, o incluso si les parece convincente. Recuerda que el texto argumentativo está pensado para convencer a quién lo lea.