¿Cómo comparar dos textos?

Te invitamos a aprender a elaborar una comparación de dos textos. Lee y aplica estos útiles pasos.


Comparar

Comparar significa ser capaz de reconocer las diferencias y similitudes entre dos o más elementos. Por ejemplo: más grande, menos alto, tan largo como. El problema surge, cuando estos dos elementos son textos. ¿Cómo encontrar de forma rápida y exitosa esos rasgos? Lo primero que debes saber hacer es categorizar.

¿Qué es categorizar?

Categorizar significa ser capaz de clasificar las diferentes ideas que poseen los dos textos que deberás comparar; siendo capaz de establecer aquellos rasgos generales, que engloben los datos presentes en ellos. Por ejemplo: si comparamos dos edificios; el primero es gris y el segundo, rosa; la categoría sería: color.

Pasos para comparar dos textos

Ya definidos los dos puntos anteriores, aprenderemos, a continuación, cómo comparar dos textos, a partir de una secuencia de pasos. Si los sigues, lograrás realizar con éxito esta tarea.

Antes de elaborar la comparación

  1. Lee cuidadosamente ambos textos.
  2. Subraya las ideas y datos importantes de cada texto. Para ello, puedes utilizar lápices de colores o destacadores.
  3. Observa las frases o palabras que has subrayado, en ambos textos, y anota en otra hoja, aquellos elementos que constituyen diferencias y similitudes en ambos textos y que podrías agrupar, luego, en categorías.
  4. En la misma hoja, que has utilizado para resolver el paso anterior, anota el título del texto 1 y reconoce: su tema, idea principal e ideas fundamentales. Haz lo mismo con el texto 2.

Categoriza la información de ambos textos

  1. Lee nuevamente ambos textos. De esta forma, podrás observar si existe algún dato o idea, que no habías anotado. Si encuentras algo nuevo, agrégalo al trabajo realizado en el apartado anterior.
  2. Lee los pasos realizados en el apartado anterior y elabora una lista de las diferencias y similitudes que encuentras entre los textos. Para ello, toma una hoja y haz una columna cuyo título sea: Diferencias y; otra que diga: Similitudes.
  3. Ahora, elabora categorías que engloben a cada diferencia y similitud anotada en dichas columnas.
  4. Elabora un cuadro que posea tres columnas. La primera la denominarás: Categoría; a la segunda, le colocarás el nombre del texto 1 y; a la tercera, el título del texto 2.
  5. Debajo del título categoría, escribe todas las clasificaciones que elaboraste en el paso 3.
  6. A continuación, completa esas categorías con los datos que correspondan en cada caso, y para cada texto.
  7. En este momento, ya tienes un “Cuadro comparativo”.

Redacta la comparación

En ocasiones, la tarea consiste en presentar la comparación de dos textos, a través de un cuadro comparativo; en ese caso, tu tarea ha terminado. Pero en otras situaciones, la actividad es redactar un texto que contenga dicha comparación. Entonces, debes continuar con los siguientes pasos:

  1. Elabora un plan de escritura para organizar el modo en el que integrarás cada categoría a tu texto.
  2. Redacta el texto. Para ello, escribe un párrafo para cada categoría. No seas breve. Alarga tus párrafos, agregando información que esté presente en los textos leídos y que no hayas explicitado en el cuadro comparativo, debido a que en él, la información se encuentra sintetizada.
  3. Evita escribir información que no aparezca en  los textos leídos o que sea una opinión personal.
  4. Elabora un párrafo introductorio en el que presentes ambos textos y sus autores; así como el tema de cada uno de ellos.
  5. Elabora un párrafo conclusivo, en el que escribas las ideas importantes que se pueden extraer de ambos textos.
  6. Lee el texto que ha resultado, y revisa la redacción y ortografía. Corrige si es necesario.
  7. Puedes pedirle a otra persona que lea el texto que has creado y te dé su opinión. A veces la visión de un tercero, puede ser una gran ayuda al momento de mejorar un escrito.