Focalización del Narrador

Al leer un texto narrativo, hemos de tener presente que existe un “alguien” que nos está relatando la historia y este “alguien” asume una perspectiva o punto de vista al momento de transmitir la información o contar lo que va sucediendo.


Esta labor es asumida por el narrador, quien posee una posición específica y va contando los diferentes hechos que se desarrollan, desde una focalización determinada. Esto quiere decir que el narrador asume un grado de restricción de la información que da, sea que la entrega totalmente o se limita.

Dentro de las diferentes focalizaciones que puede tener quien relata, se cuentan:

Focalización Cero

En este tipo focalización el narrador NO se priva de entregar información, por el contrario, brinda toda clase de datos respecto a la historia que cuenta; de esta forma, en este grado de perspectiva, se dice que el narrador no posee focalización, pues no limita la información que transmite. Este tipo de punto de vista se haya en la narración de carácter omnisciente y objetivo, ya que el que relata conoce todo lo que acontece y todo lo que pasa al interior de los personajes (en ocasiones más que ellos mismos), por ende, está al tanto de todas las visiones que ocurren dentro de la trama.

Ver más

Focalización Interna

En este tipo de focalización, el narrador se adentra en la perspectiva de los personajes, en su mundo interno y desde allí asume su punto de ver las cosas; esto se asocia al narrador personaje o protagonista, quien se halla dentro de la misma historia, participa de su desarrollo y de este modo su grado de conocimiento es parcelado, siendo su saber igual al de los demás participantes de la ficción. La visión o focalización interna puede ser: fija, variable o múltiple.

  • Fija: cuando está centrada en un focalizador solamente, un solo narrador.
  • Variable: cuando puede variar de focalizador.
  • Múltiple: cuando hay distintos focalizadores para entregar o presentar un mismo acontecimiento, es decir, muchos narradores.

Ver más

Focalización Externa

El narrador se halla fuera de los hechos que ocurren al interior de la trama y fuera de los personajes. Esta focalización se encuentra al medio de las dos anteriormente mencionadas, pues no accede a la conciencia de los personajes, pero tampoco está totalmente aislado de los acontecimientos, sino que asume una postura objetiva extrema, utilizando la descripción como elemento principal. Esto implica que su narración se circunscribe a analizar o comentar el ambiente físico, el ambiente o los modos de actuar de los personajes, adecuándose a lo que ve, sin comprometerse mayormente con lo que va relatando.

Ver más